«De pequeño quería ser el Bisbal de la época»

Parecía haber agotado recursos en el programa que lo catapultó a la fama, 'Sé lo que hicisteis', pero Ángel Martín (Barcelona, 1977) no se resiste a vivir de la comedia. De pequeño soñaba con ser cantante y ahora ha encontrado el formato perfecto para unir música y parodia. Cuenta con la ayuda del también televisivo Ricardo Castella para poner sobre el escenario 'Nunca es tarde... para hacer tus sueños realidad', una función musical que llega esta noche al Teatro Circo de Cartagena.

- Se sube al teatro para explicar por qué dejó la televisión. ¿Tantas veces se lo han preguntado?
Sí, bastantes, tanto que iba a hacer entrevistas, lo que ocurre es que Ricardo me cogió aparte y me dijo que siendo catalán no tenía ningún sentido hacer entrevistas gratis, así que me convenció para hacer este espectáculo y cobrar.

- ¿En qué consiste la función?
Es una mezcla de realidad y ficción. Está basada en alguien que trabaja en un conocido programa de televisión y que de la noche a la mañana lo abandona. A partir de ahí llevamos a escena una historia más fantástica.

- Hablan de sueños, de luchar por lo que uno quiere. ¿Ficción o realidad?
El espectáculo trata de sacar a la luz las consecuencias, buenas o malas, de perseguir los sueños. Hacerle llegar al público que las cosas pueden o no salir bien.

- ¿Con qué soñaba de pequeño?
Quería ser una estrella de rock. Con veinte años me dedicaba a cantar en bodas, bautizos, comuniones y en residencias de ancianos con mi padre y un amigo suyo. Quería ser el Bisbal de la época; Bisbal quizás no porque no existía 'Operación Triunfo', pero sí Alejandro Sanz.

- ¿Por qué desistió?
Me hacía mucha ilusión dedicarme a la música pero me di cuenta de que no daba la talla ni la voz y tuve que renunciar. Éramos un grupo muy raro, más que una banda parecía que dos señores mayores me habían secuestrado y me llevaban por ahí de gira. Como grupo de éxito no teníamos mucho futuro.

- ¿Cuál es la clave de este dúo?
Que ninguno de los dos tenemos talento y la gente sale con la idea: «Si éstos pueden, yo también».

- Se marchó de 'Sé lo que hicisteis'. ¿Es mejor abandonar antes de que se hunda el barco?
No me fui porque el programa fuese a acabar. Hacer más de novecientos programas para la comedia dos horas al día es demoledor. Uno intenta hacerlo y cuando ve que no puede y que lo que uno aporta al programa no lo mejora no tiene sentido seguir.

- Dijo que se iría a cultivar un huerto. ¿Qué tal le ha ido?
En realidad fue una broma que inventamos. No me veo cultivando nada, me cansé de esperar a que salieran las legumbres, así que llamé a Ricardo.

- Dígame algo de él.
Es muy limpio. Le gusta desinfectar todos los rincones. Pero piensa demasiado en los demás, quizás ese es su defecto.

- ¿Qué falta y qué sobra en el teatro?
Faltan más obras y más gente que acuda a las funciones. Sobrar, no sobra nada, si acaso las palomitas. Es un lugar en el que uno puede ir y experimentar un montón de sensaciones.

- ¿Qué ocurre para que la gente no acuda al teatro tanto como desearían los artistas?
La concepción de la gente es que el teatro es muy caro, pero no es así. Hay entradas a nueve euros. Sí es cierto que es más caro que ir al cine pero también es verdad que produce una sensación diferente. Lo que falta es inquietud,vivimos un momento en el que todo es muy cómodo: te sientas delante del ordenador y tienes acceso a mil cosas, entonces desplazarte para ir a ver algo por lo que además pagas, no parece un buen plan.

Fuente


También os dejo con una entrevista que le han hecho a su compañero de obra, Ricardo Castella.

De sustituto a compañero de Ángel Martín. La sobremesa de 'La Sexta' ha puesto delante de las cámaras a dos de los humoristas más reconocidos del panorama televisivo. Y Ricardo Castella (Madrid, 1974) es uno de ellos. Él no abandonó el programa, estuvo un verano y lo echaron dice, porque acabó la temporada, como el que recoge fresas. Pese a todo, la pequeña pantalla ha marcado su trayectoria profesional y se convierte ahora en parte protagonista de la obra que presenta en Cartagena.

- De la televisión a una gira conjunta y por teatros con Ángel Martín. ¿Ganas de probar nuevos formatos?
Hacemos humor en directo que es algo que queríamos desde hace mucho tiempo, añadiendo el componente divertido y novedoso que tiene la música. Es una experiencia divertida con la que la gente disfruta mucho, y que es bastante más libre que cualquier programa de televisión donde hay una dirección que supervisa todo, más un canal y gente que mete sus anuncios. En esta función hacemos lo que nos da la gana.

- Es un espectáculo con un mensaje muy positivo. ¿No es demasiado iluso soñar en tiempos de crisis?
Es un musical y los musicales son siempre un poco ideales. Una cosa es la teoría y otra la práctica. Normalmente el espectáculo acaba cuando el protagonista va a iniciar sus sueños y todo va bien. Nosotros vamos un poco más allá, nos esperamos para ver qué sucede después.

- Entonces, ¿es factible perseguir los sueños por imposibles que parezcan?
Por qué no, la gente se queda sin trabajo y tiene que hacer lo que sea, y cuando tienes que agarrarte a lo que sea, una opción es luchar por tus sueños. A lo mejor la salida profesional que tiene más sentido es dedicarte a lo que te gusta. Nunca se sabe.

- ¿Qué quería ser de mayor?
Siempre me ha gustado hacer humor. Y a eso me dedico. Hago lo que me parece divertido sin ningún filtro y eso para la gente como nosotros es una gozada.

- ¿Cómo lleva lo de cantar?
Tanto Ángel como yo tenemos un pasado musical vergonzoso. Yo he tocado en algún grupo como amateur y Ángel ha cantado en bodas, bautizos y comuniones. Teniendo en cuenta que venimos de ahí, lo que hacemos es bastante sorprendente.

- ¿Lo de llevar barba es una moda?
La pinta de náufrago que llevamos no puede ser moda. En realidad tiene que ver con los personajes que hacemos sobre el escenario, en mi caso llevo cinco años sin aparecer por televisión. Se trata de un hombre que ha dejado su faceta pública y se convierte en un señor con apariencia de mendigo. La barba le da un aire de 'estoy haciendo lo que me da la gana'. Y en ese sentido nos parece muy de rockeros ir desaliñados, por eso utilizamos ese 'look'.

- ¿Qué destaca de Ángel Martín?
Es muy divertido.

- ¿Y algo malo?
¿Malo? Que es muy conflictivo. Lleva lo de ser rockero hasta el último extremo, aunque luego se queda en el intento. Somos como aprendices de salvajes pero estamos en un estado muy inicial.

- ¿Qué sobra y qué falta en televisión?
Hay demasiados programas en los que hay mucha gente que no sabes muy bien quiénes son y que hablan mucho de no sabes qué. Faltan programas buenos en los que no haya que estar pendiente de las audiencias.

Fuente

1 comentarios:

bragarci

Cada día soy más fan de Ricardo Castella. Me gusta su manera de reirle a la vida, de cara y con sorna

Deja tu comentario

PÁGINAS ÁNGEL MARTÍN

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Grants For Single Moms