Última hora (13º artículo)

Soy de los tíos que dejan las cosas para última hora. No importa el qué. Para que os hagáis una idea: si yo fuera astronauta, llegaría al cohete durante la cuenta atrás y sin prisas. En control habría un tío diciendo: “8,7,6...” y yo estaría poniéndome el casco y diciendo: “Sin prisas. Aun quedan 3 segundos”. Me encantaría ser capaz de planear las cosas con tiempo, tenerlo todo organizado para que no me pillara el toro a última hora, pero no puedo. Por eso no he podido dedicarme a nada que implique responsabilidad.

En realidad yo quería ser negociador de la policía. Pero claro, si eres negociador y te llaman para decirte que un tío armado con una escopeta tiene secuestrado a un banco entero y amenaza con matar a alguien por cada cinco minutos que tarde en llegar el helicóptero, se supone que tienes que salir cagando leches y yo soy de los que dirían: “me tomo un café y voy pallá”

Ser organizado es un don que se tiene o no se tiene. No puede aprenderse. Para un tío que nace siendo desorganizado no hay nada que hacer. No se puede hacer nada. Sé que existen unas cosas llamadas organizadores, pero os aseguro que para alguien desorganizado, comprarse un organizador es absurdo. Para un tío desorganizado, un organizador es un trasto más. Aunque mi problema va un poco más allá. Creo que mi problema es que no he evolucionado lo suficiente. Parte de mi cerebro sigue funcionando como el de los monos. Yo puedo pasar más de 10 minutos en la cocina pensando: “¿A que he venido?”.

Intentaré explicaros con un ejemplo como funciona mi mente. Supongamos que tenemos que ir del punto “A” al punto “B” para sobrevivir. Nuestra vida depende de hacer ese trayecto en menos de 1 minuto. A una persona normal nada le detendrá. Una persona normal centrará toda su energía en ir del punto “A” al punto “B” sin distracciones. Quiere sobrevivir. No importa los obstáculos que surjan por el camino. Él los superara porque quiere sobrevivir. Sabe que la única opción que tiene para seguir viviendo es llegar al punto “B” y lo hará. Si a esa persona la disparan en las piernas, llegara al punto “B” arrastrándose. Bien.... a mi bastara con lanzarme una pelotita de goma y olvidaré mi misión. Moriré en el punto “A” abrazado a una pelotita de goma.

Muchas veces he intentado ser organizado y el resultado ha sido catastrófico. Una vez quise ordenar todos los papeles que tenia por la casa: cartas, facturas, nóminas, etc....
Compré un archivador que podías cerrar con llave para que nadie lo abriera, metí los papeles dentro, cerré con llave y la escondí en un lugar seguro. Pues bien... de eso hace tres años y aun no he encontrado la puta llave.

Por eso me dedico a la comedia y no a la medicina. En la comedia ningún error es fatal. No es como la medicina. Si un medico llega tarde a una operación, le abren un expediente, lo despiden por negligencia y probablemente no vuelva a trabajar en su vida. Un cómico no tiene ese problema. Al revés. Si un cómico olvida que tiene una actuación, la gente lo entiende. La gente piensa: “Seguro que no ha venido porque está completamente borracho en su casa, escuchando música rodeado de prostitutas, drogas y alcohol...”.

Pues os digo una cosa: si algún día falto a una actuación, seguramente será que por el camino alguien me ha tirado una pelotita de goma. En fin... hasta el mes que viene. Si me acuerdo de escribir el artículo, claro.

PD: De verdad que no os lo vais a creer, pero se me acaba de caer un café sobre el teclado y, al levantarlo para limpiar la mesa, he encontrado la llave.

3 comentarios:

ele

Hay veces que no sé si lo que cuenta es real o no. Esta es una de ellas. (Estuve mucho tiempo creyendo que su sobrino Daniel era real. Todavía no he superado el palo)
En cualquier caso, habla de algo que le pasa a alguna gente. La mayoría somos vagos y lo dejamos para última hora. Eso sí, sólo unos pocos privilegiados se lo toman además con calma. No creo que él sea así. Lo que sí que creo que le pasa es que sólo echa ganas de verdad a las cosas cuando le interesan. El problema es que se cansa rápido.

P.D.: Está muy achuchable (que no sexy) en la foto.

anikah

Leo el artículo y parece que está hablando de mi vida xD

¡Gracias por subirlo, no lo recordaba!

Deja tu comentario

PÁGINAS ÁNGEL MARTÍN

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Grants For Single Moms